Cómo lavar una bolsa térmica

Si eres de los que lleva todos los días la comida al trabajo o te encanta disfrutar picnics al aire libre, seguro que las bolsas térmicas están entre tus imprescindibles.

Siendo estos utensilios primordiales para conservar alimentos sin romper la cadena del frío, es fundamental mantenerlos en perfecto estado de higiene y limpiarlos con la misma frecuencia con la que se usen.

Así que hoy vamos a responder a tu pregunta – ¿cómo lavar una bolsa térmica para transportar alimentos?

Tips para mantener limpias tus bolsas térmicas

Para no empezar la casa por el tejado, vamos a repasar primero estos consejos para poder mantener tu bolsa térmica lo más limpia posible y facilitar así su lavado.

  • Utiliza tapers herméticos de los que no se desprenda ni gota.
  • Elige envases que quepan correctamente en tu bolsa térmica. En este sentido, te podría interesar una solución como nuestro pack porta alimentos térmico.
  • Separa las comidas calientes de las frías para evitar la exudación de los recipientes.
  • Abre siempre tu bolsa térmica sobre un lugar firme que no presente ningún riesgo de balancearse para evitar fugas de comida.
  • No introduzcas alimentos sueltos que pudieran desmoronarse como frutas, galletas o pan.
  • Limpia siempre bien tu bolsa térmica al llegar a casa y déjala abierta para que se airee y seque a la perfección.

Cómo lavar una bolsa térmica: recomendaciones 

Si te preguntas cómo lavar tu bolsa térmica, lo primero que debes hacer es revisar su etiqueta o manual de usuario, en caso de tenerlo. Esta es la mejor manera para conocer las condiciones de limpieza (si puedes usar agua fría, caliente, si es un envase apto para lavadoras, etc.) y saber qué recomienda su propio fabricante.

A grandes rasgos podemos decir que lavarlo a mano usando un detergente suave y agua tibia, ayudándote con un cepillo fino o esponja blanda, puede ser una buena alternativa. Sin embargo, cada producto es un mundo por sus diferentes materiales y acabados, de ahí la importancia de seguir las recomendaciones concretas de lavado.

Para quitar la suciedad más difícil y las manchas rebeldes, puedes optar por:

  • Mezclar bicarbonato de sodio y agua hasta formar una especie de pasta que tendrás que echar en el área manchada y dejarla actuar unos minutos. Si es preciso, puedes ayudarte de un cepillo. Por último, enjuaga la bolsa, déjala secar de forma natural, y si la mancha permanece, repite de nuevo este paso.
  • Si aún así las manchas siguen sin salir o la superficie sucia es muy extensa, puedes dejar la bolsa térmica a remojo en una solución de agua jabonosa tibia durante algunos minutos (entre 5 y 15 aproximadamente).
  • Si la bolsa de refrigeración no dispone de tapas extraíbles, otra alternativa es usar agua caliente con vinagre para esterilizar e higienizar. Humedece una esponja suave con la mezcla y frota vigorosamente el interior. Además, si dispones de algo de tiempo y quieres un resultado óptimo, puedes llenar tu bolsa con el agua con vinagre y mantenerla a remojo durante media hora. Posteriormente, vacía el contenido, pasa una esponja limpia, enjuaga y deja secar.

Cómo lavar una bolsa térmica para eliminar malos olores

Aunque seamos aseados y sigamos todos los consejos de mantenimiento sobre cómo lavar bolsas térmicas, a veces se nos cuela algún residuo de comida que podría servir de caldo de cultivo a las bacterias que producen malos olores.

La verdad es que es una situación poco agradable que es importante resolver cuanto antes tanto por la salud del comensal como por la preservación de la bolsa térmica

Si quieres evitar el mal olor y dejar de percibir hedores indeseados junto con tus alimentos, sigue estos pasos:

  1. Mezcla en agua (800 ml) 3 o 4 gotas de aceite esencial de limón con 4 cucharadas de bicarbonato.
  2. Introduce la mezcla en una botella con spray y aplica pulverizando tanto por la parte interna de la bolsa como por su exterior.
  3. Espera a que se seque y retira posibles excesos con un paño limpio.
  4. ¡Ya está listo! De esta manera tu bolsa térmica debería desprender un refrescante aroma. 

¡Esperamos que te hayan resultado útiles estos consejos!