Aislante térmico de nevera: clave para garantizar calidad

El aislante térmico de nevera nos ayuda a mantener las bebidas y los alimentos frescos y en buen estado allá donde vayamos. 

De hecho, es la clave para que las neveras para acampada, náuticas o las de tamaño más reducido tipo mochila, sean de calidad. Pero empecemos por el principio, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de un buen aislante térmico?

¿En qué consiste un buen aislamiento térmico?

El aislamiento térmico es el conjunto de técnicas y materiales usados para minimizar la transmisión de frío o calor entre varios espacios. 

Por tanto, un aislante de nevera es un producto que impide que se rompa la cadena del frío a través de la estructura en la que se instala.

¿Qué tipos de neveras portátiles hay y cómo funcionan?

Hoy en día existe una amplia gama de tipos de neveras portátiles en el mercado. Como ya te contamos en este blog, algunas de las formas de clasificarlas son según su funcionamiento y en función del material empleado.

    1. Neveras portátiles según su funcionamiento: tradicional o eléctrica. En el primer caso, el aislante térmico de nevera y su cierre hermético protegen los alimentos y bebidas del calor del exterior, permitiendo que se mantengan frescos durante mucho tiempo. En el segundo caso, nos referimos a neveras portátiles que funcionan a motor y son capaces de producir frío de esta manera.
  • Neveras portátiles según su material: de tela o rígida. Los porta alimentos de tela son simplemente bolsas textiles forradas con elementos aislantes que consiguen que el calor del exterior tarde mucho más en calentar la comida que se encuentra en el interior. Por su parte, las neveras de plástico rígido se caracterizan no solo por su poder aislante, sino también por su resistencia a prueba de golpes. 

Aislante térmico de nevera para optimizar la temperatura

El aislante térmico de neveras portátiles por antonomasia en Inuitz es el poliuretano inyectado de alta densidad.

Dicho material hace que nuestras neveras sean muy fuertes, resistentes y con un gran poder termo aislante. Es ahí donde radica la diferencia con neveras portátiles de bajo coste y dudosa calidad, que suelen llevar aislante en placas de corcho blanco que mantiene la temperatura, ¡sí!, pero solamente durante poquitas horas. Además, estas son bastante más débiles en cuanto a roturas.

Una de las principales aplicaciones del poliuretano está asociada a la cadena alimentaria.

Cuando nos referimos a “cadena de frío alimentaria” queremos decir una cadena de suministro en la que la temperatura está bien controlada y que permite incluso retrasar la fecha de caducidad de los alimentos. Esto es algo que empieza en los centros de producción de alimentos y culmina en las neveras, tanto domésticas como portátiles.

El poliuretano es un aislante térmico que participa en todas las fases de dicho proceso: desde el aislamiento en granjas y centros de producción alimenticia, pasando por la distribución en grandes contenedores y almacenes refrigerados o de conservación, el almacenado en grandes superficies o en la tienda de la esquina, hasta su destino final para uso doméstico. 

En conclusión, cabe decir que el poliuretano como aislante térmico de nevera es una solución óptima

¿Aún te preguntas por qué? Estas son algunas de las ventajas que lo convierten un material tan polivalente:

  • Porque posee características tan beneficiosas como la eficiencia, resistencia y perdurabilidad.
  • Porque ofrece una combinación magnífica entre la ligereza y la estructura de celda cerrada.
  • Porque está dotado de una relación única entre espesor y aislamiento, puesto que ahorra tanto espacio como material sin renunciar a los mejores resultados de aislamiento térmico.

 

¿Y ahora qué? ¿Estás en busca de tu nevera portátil ideal con el mejor aislante? Entra en Inuitz y elige la que más vaya contigo.